,

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

síntomas de la intolerancia a la lactosa

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

La intensidad de los síntomas de la intolerancia a la lactosa varía en cada persona. Esta variabilidad depende de la cantidad de lactosa en la dieta y del grado de insuficiencia de la enzima lactasa de cada individuo. Pequeñas cantidades de lactosa, pueden causar síntomas graves en personas con deficiencia severa de la lactasa. Pero solamente suaves o sin síntomas en personas con discapacidad leve a moderada. En mi caso, tengo numerosos retortijones de barriga durante varios días. Se generan muchos aires que me provocan dolor abdominal, además de la molestia en sí.

También existen casos de personas con dietas y niveles similares de lactasa que presentan distintos grados de síntomas. La razón de esto es confusa, pero puede estar relacionada con el tipo y la cantidad de bacterias intestinales presentes en cada uno.

Cuando no hay suficiente lactasa en el cuerpo, la lactosa no se descompone bien en el intestino delgado y pasa hacia el intestino grueso. Donde las bacterias fermentan y la transforman en gases y ácidos.

síntomas de la intolerancia a la lactosa

Tal y como explicamos en anteriores entradas del blog ¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Este proceso puede provocar retortijones, dolor abdominal, gases y diarrea. Aproximadamente  entre 30 minutos y 2 horas de ingerir cualquier alimento o bebida que contenga lactosa. Éstos son algunos de los síntomas de intolerancia a la lactosa. Si bien estos síntomas u otros similares pueden seguir durante varios días.

¿Qué hacer si crees que tienes síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Desde aquí te recomendamos que si crees que puedes padecer esta intolerancia acudas a un especialista médico y que te realice las pruebas oportunas!

Los síntomas de intolerancia a la lactosa no son específicos y pueden ocurrir en una variedad de enfermedades gastrointestinales. La pista para pensar en intolerancia a la lactosa es la aparición de síntomas siempre que el paciente ingiere alimentos con leche o derivados.

Si te sientes mal después de beber un vaso de leche una vez, no necesariamente tienes intolerancia a la lactosa. Pero, si te sientes mal cada vez que bebes leche (o cualquier lácteo), se debe sospechar de intolerancia a la lactosa.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *